Lex Hermae

Ego, Prisca, me ordinem sodalesque fideliter adiuvare me vivo hac re iuro.

dilluns, 29 de setembre de 2014

Scribit et labora: Alma de fuego

Estoy a punto de dar la conformidad del libro electrónico de Kindle y el pulso me tiembla.

Soy una cobarde. Por una parte es como un sueño que está a punto de convertirse en realidad, y por otra, creo que mi novelucha nunca será suficientemente buena para ser publicada. Maldita modestia... peor, maldita autoestima, tan baja en el tema de la escritura que podría estar bajo las suelas de mis zapatos.

Pero voy a hacerlo. Sólo un click. Dejar que mi novelucha pase a ser otra más de ese mar anónimo de sueños y escritos de otros tantos igual que yo. Unos con más talento, otros con mejor márketing. Qué más da. Lo que es tan gran paso para mí es nada para todos esos lectores que ni percibirán la existencia de mi texto. O tal vez sí.

¿Parezco derrotista? En realidad, me conformo con poco. Sé que hay lectores que esperan con ganas Alma de fuego bien maquetada, corregida y presentada, porque no es una mala novela. Tampoco será un gran best-seller, pero sí que tiene algo que las demás novelas -las escritas y las que aún están por escribir- no tienen: es la novela que si yo, como lectora, hubiese encontrado, se convertiría en uno de mis favoritos. No en mi favorito, porque no creo que nadie tenga una novela favorita (más bien tendrá una novela favorita de cada género, o de cada época de su vida, porque no es lo mismo la lectura de verano que la de invierno, ni se puede comparar un drama histórico con un thriller post-apocalíptico), pero sí en mi favorito del género fantástico-romántico-paranormal-erótico-urbano. ¿Por qué? porque en primer lugar lo he escrito para mí, y por tanto he escrito lo que me hubiese gustado leer en una novela de este tipo. Así de simple.

Llevo más de quince días con los retoques, la maquetación, la búsqueda de información de cómo hacer las cosas bien... uno de los resultados más visibles, la portada:


 ¿Será esta portada la imagen definitiva? A falta de algo mejor, y de mi propia cosecha, sí. He aprendido mucho estos quince días... pero no tanto. No es una mala portada, supongo que la miro con los ojos de Creadora, así que con esto tendré que conformarme.

Pero la pregunta aquí es... ¿verá todo este trabajo la luz? ¿Tendrá esta saga Invocatio la oportunidad de salir al escarnio público y sobrevivir con ecuanimidad?



 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada