Lex Hermae

Ego, Prisca, me ordinem sodalesque fideliter adiuvare me vivo hac re iuro.

divendres, 11 d’abril de 2014

La devoción del sospechoso X, de Keigo Higashino




¡Atención! Como opinión personal que es, voy a desvelar parte de la trama, ¡avisados quedáis!

Aún estoy dudando entre si me ha gustado o ha sido una pérdida de tiempo... me explico. No soy gran lectora de novela policíaca, para eso veo CSI, pero ya que este libro estaba tan de moda y ya que me lo habían recomendado, al final me animé a leerlo.

Como pros, debo decir que el argumento inicial me enganchó. Que Yasuko, la protagonista, acabara matando a su exmarido con la ayuda de su hija adolescente me pareció impactante, al igual que Ishigami, el otro protagonista, se brindara a ayudarlas de forma totalmente desinteresada. La manera de crear las coartadas son perfectas, dignas de la brillante mente de Ishigami. A mí me convenció. Además, el final es totalmente revelador, impactante, sorprendente, y sólo por llegar a él podría valer la pena el tostón de nudo de la novela. 

Y aquí vienen los contras. Si las coartadas son perfectas, si no hay indicios de que Yasuko haya matado a su exmarido, ¿por qué se empeña la policía en verla siempre como una sospechosa? Ese empeño me exasperó, incluso sabiendo que era la autora material del crimen, porque se basaban en impresiones tales como, "seguro que algo tiene que ver", "el exmarido la estaba buscando, es raro que no la encontrara", y cosas así que para mí no tienen lógica. Y justamente por esa lógica que tanta gala hacen algunos personajes, me parecía malintencionado y cansino. Sí, me llegó a cansar hasta el punto de querer abandonar la lectura, pero en un acto de fuerza de voluntad continué hasta desvelar por qué Yukawa, el físico, descubre que Ishigami es el gran encubridor de Yasuko. Me pareció muy sacado de la manga, o quizá digno de la percepción sobrehumana de Sherlock Holmes, pero no sé, a mí no me convenció. Parecía que Kusanagi y Yukawa estaban dispuestos a "echarle el muerto" (nunca mejor dicho) a Yasuko hasta que lo consiguen, incluso siguiendo corazonadas y percepciones subjetivas.

Por otra parte, como bien dice una amiga, la forma en la que está escrita la novela es limpia, objetiva. En algunos momentos me parecía tan carente de detalles que me recordaba a los escritos de los adolescentes cuando quieren escribir algo serio, ya que obvia marcas de coches, detalles de algún trabajo sólo comentados por encima, y da muchas cosas por sobreentendidas. No hay rollos de ningún tipo, no hay casi descripciones, tan sólo las necesarias para poner en situación, así que su lectura es amena y ágil.

En fin, creo que la lectura de libros policíacos no es lo mío, así que con La devoción del sospechoso X he tenido suficiente por una buena temporada.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada