Lex Hermae

Ego, Prisca, me ordinem sodalesque fideliter adiuvare me vivo hac re iuro.

dimecres, 16 d’abril de 2014

Teen Wolf 3ª temporada

¡Por fin la terminé!



Esta serie juvenil ha sido toda una sorpresa para mí: teniendo en cuenta que los primeros capítulos de la primera temporada me parecioron  muy cutres y facilones, su argumento ha ido "in crescendo" a lo largo de las dos temporadas posteriores.

Me acostumbré a la serie porque la oferta televisiva del mediodía era totalmente nefasta... total, los capítulos sólo duran media horita y la veía mientras comía. Poco a poco le fui viendo el intríngulis al argumento y algunos personajes me empezaron a caer bien, aunque lo que me acabó de convencer fue la frescura y naturalidad que tiene la serie para tratar el tema del amor, y con amor me refiero a relaciones personales entre dos individuos, ya sean hombre-mujer, hombre-hombre, mujer-mujer (y bueno, mujer-hombre lobo). Me pareció totalmente actual y abierto que nadie en la serie se escandalizara por un roce de manos entre dos hombres, y le di un voto de confianza que al final no me decepcionó.

Por otra parte, vi una transgresión de los arquetipos norteamericanos de los protagonistas: 

Lidia, la chica guapa y ligona, es además un cerebrito en matemáticas (bueno, y en todo lo que le echen, es algo así como la Barbie superdotada). ¡Se acabaron las rubias tontas como las modelos a seguir!

Allison, la novia del protagonista, ya no es la típica damisela en apuros sino que es una mujerona de armas tomar (literalmente).

Scott, el hombre-lobo protagonista, simplemente me parece un personaje íntegro y con un punto de inocencia infantil que lo hace adorable.

Jackson, siendo el odioso capitán de lacross enemigo de Scott, se aleja del topicazo del chulo-matón-ligón e incluso en un capítulo en concreto, su mejor amigo Danny (que por cierto es gay, otro tópico felizmente ignorado) le rebate en las duchas del gimnasio su forma de actuar, acabando por tanto con la hegemonía del capitán de instituto como líder de manada juvenil.

Stiles es el mejor amigo de protagonista que además tiene buenas ideas, aunque algo alocadas, pero al menos se aleja del típico papel de amigo-relleno y tiene la suficiente personalidad como para hacerse un hueco entre tanto personaje especial. 

Y Derek, mi pobre Derek, que siempre está por los suelos moribundo... de esa manera nunca va a poder ser un Alfa, porque le dan más tortas que a una piñata. Y esto mismo lo hace un personaje humano, aún siendo tan huraño, porque se demuestra que ir de duro-sólo-es-un-rasguño-de-nada-aunque-parece-que-se-me-vaya-a-caer-un-brazo no va cogido de la mano de ser inmortal.

Esos detalles me animaron a continuar viendo la segunda temporada.

 
Estupenda, la segunda me gustó mucho más que la primera, reforzando el argumento con leyendas y misterios bien trabajados sin dejar que los personajes perdiesen su personalidad, además de ampliar el elenco de personajes interesantes (otros hombres-lobo, y ¿quién es en realidad el jefe veterinario de Scott?). Además, capítulos divertidos de los que no te hacen reír a carcajadas, pero te mantiene la sonrisa en los labios.

 
Y llegando a la presente tercera temporada, la que acabo de ver, sorpresa tras sorpresa, un argumento estupendamente hilado y confeccionado, de los que te hacen desear ver un capítulo más, uno sólo y ya está... y acabas por ver tres sin que te enteres.

A destacar: 

- Mayor protagonismo de los personajes adultos, con perspectiva adulta.

- Impactantes las muertes de algunos personajes que no esperaba y que me supo mal.

- Giro argumental sobre la verdadera naturaleza del malo maloso de la temporada.

- Buena justificación de por qué actúan como actúan los malos malosos (porque en realidad yo no me decido en quién es más malo que quién, aunque los dos están totalmente justificados, y por tanto, me inclino ante tal alarde de originalidad).

- Algún que otro capítulo de recuerdos del pasado, que en un principio parecen de relleno pero después me di cuenta de su importancia. Además de humanizar y sensibilizar a un personaje que parece tener el corazón de piedra.

- Mayor presencia de toques homosexuales bien dirigidos, ofreciendo una naturalidad que se agradece.

- Presencia de Isaac, un personaje hombre-lobo al que le he cogido cariño.

- Últimos minutos del último capítulo impactantes, pero que ya indican que habrá cuarta temporada por ser un final totalmente abierto.


Algún peeeero:

- Último capítulo, en general, flojísimo. Se resuelve la situación demasiado rápido, hubiese requerido, al menos un capítulo o dos más. ¿Acaso estaban pactados doce capítulos y no podían salirse de ese presupuesto? Una lástima, de verdad.

- Las ayudas sobrenaturales llegan siempre un poco tarde... 

- La desaparición de un profesor, que quedó en el aire y no sabemos si fue un descuido o será un recurso para la cuarta temporada.


Mi valoración general: una buena serie para pasar el rato, olvidable con el tiempo pero distraída, con toques rompedores para mi gusto sobre clichés establecidos y con argumentos bien trabajados, dignos de una campaña de rol, y que no se vuelven increíbles o absurdos como Sobrenatural.

Sin duda le seguiré la pista a la cuarta temporada.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada