Lex Hermae

Ego, Prisca, me ordinem sodalesque fideliter adiuvare me vivo hac re iuro.

diumenge, 8 de juny de 2014

Obsesión 6



Ciudad condal… por fin estoy en tus entrañas.

Apenas llevo un par de días aquí y ya me ha cautivado esta ciudad. Angelblood me ha enseñado los primeros rincones oscuros, los recovecos silenciosos y los parajes inusuales. Hay mucho por ver, pero no tengo prisa. Quiero empaparme de esta ciudad, saborear sus noches depravadas y sus días de incertidumbre, aunque hay algo que me urge más: Ir al Noctàmbul y conocer a Nit Obscura. Pero Angelblood ya me ha dicho que sólo actúan algunos sábados, y desde que Chili se fue están recorriendo otros locales, pero hemos tenido suerte y este domingo los podré ver en directo en la SalaMandra, sólo hay que esperar a que pase la semana... las horas gotearán silenciosas cual sangre derramada por un corazón ya inerte, demasiado despacio, demasiado tiempo…

Pero tengo que contener mi emoción: esta noche abre el Noctàmbul, iremos a tomar algo allí y con suerte nos atenderá Chili. Angelblood me presentará a su grupo de amigos, pues suelen quedar después de trabajar para tomar unas copas. Me cae bien Angelblood, es un tío friki de la informática y la música Industrial. No le pueden caber más piercings en el cuerpo, es… excitante. Me ha gustado su colección de lentillas chungas, como las llama él, y la verdad es que tiene razón, le dan un aspecto loco y retorcido; es genial cuando caminamos junto a un grupo de ancianos y todos se nos quedan mirando, murmurando una vez hemos pasado. Muchos niños se esconden detrás de sus padres, aterrados ante la gigantesca imagen de Angelblood, con sus cadenas colgando de todos los bolsillos, repiqueteando como campanas de muerto.

Pero esta noche… esta noche la conoceré, mejor dicho, me reconocerá, porque seguro que ya nos hemos visto antes, en otras vidas, en otros mundos… y volveremos a ser ella y yo, otra vez. Chili, te adoro.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada